Puré de pera, mora azul, plátano y quinoa con linaza 


Esta receta podría pasar por desayuno ya que contiene fruta, quinoa,  Omega-3 y Omega-6, ambos ácidos grasos son indispensables para la formación de la estructura y en la funcionalidad del sistema nervioso y visual de tu bebé. 

Las semillas  linaza son una excelente fuente de ácidos grasos poliinsaturados esenciales Omega 3 . Hasta un 75% de la composición de la semilla contiene omega 3, pero además tiene vitamina E, y fibra lo que la hace una excelente opción para agregar a los purés de tu bebé, licuados o smoothies. Agrégala a la avena del desayuno, espolvore en tus ensaladas o incluso utilízala a la hora de hornear pan. 

Por otra parte, la quinoa (que es una semilla) posee características únicas al poder consumirse como un cereal, por eso, la llamamos también pseudocereal. Como tal, la quinoa provee la mayor parte de sus calorías en forma de hidratos complejos, pero también aporta cerca de 16 gramos de proteínas por cada 100 gramos.

Si comparamos la quinoa con la mayor parte de los cereales, ésta contiene muchas más proteínas y grasas, aunque éstas últimas son en su mayoría insaturadas, destacándose la presencia de ácidos omega 6 y omega 3. 

Este puré no sólo les encantará, también estarás contribuyendo a la alimentación del próximo Einstein 😉

Necesitas:

2 peras

1/4 taza de quinoa cruda

1/2 taza de moras

1 plátano 

2 cucharaditas de semillas de linaza 

1 varita de canela

Modo de preparación:

En una olla pequeña hierve las peras cortadas en cubos, la quinoa y la canela en agua hasta cubrirlas. 

Cocina hasta que la quinoa este inflada o reventada. 

Retira la canela y deja enfriar.

Licúa con el resto de los ingredientes. Agrega más agua si así lo deseas hasta alcanzar la consistencia adecuada para ti bebé. 

Vierte en tus bolsitas Glup Glup y disfruta donde sea! En el coche, en la casa o  en el parque. 

Puré de camote blanco y quinoa 


Este puré es una súper combinación de proteína y vegetales, además, es de lo más sencillo de preparar. 

Esta idea la vi en un post de una cuenta en Instagram que se llama @whatsbabyeating que tiene ideas buenísimas de lunch, snacks, papillas, etc   para niños de entre 1 y 6 años. 

Si aún no la siguen les recomiendo que lo hagan. 

Hoy lo serví de lunch al bebé de la casa  con yogurt griego sin azúcar, miel de abeja y semillas de linaza.

Y de paso me sirvió como un súper y rápido pre-workout snack, sólo le unte a un pan tostado yogurt y en vez de mermelada le puse un poco de este puré, miel y listo! 

Si tu bebé tiene menos de un año de edad omite la miel de abeja. 

Necesitas


1 camote blanco mediano (sin cáscara y partido en rodajas medianas)

2 cdas de quinoa cruda

1 varita de canela 

Modo de preparación:

En una olla mediana pon a cocer el camote, la canela y la quinoa hasta que esta última este cocida e inflada, aproximadamente 20 minutos.

Dejar enfriar 

Licúa hasta alcanzar una consistencia cremosa, añadiendo un poco más de agua si lo necesitas.

Vierte directo en tus bolsitas Glup Glup o disfruta con yogurt natural o pan tostado. 

7 alimentos que tu bebé puede comenzar a comer con las manos.


Hasta ahora, el objetivo ha sido que tu bebé se acostumbre a la idea de los alimentos sólidos y a compartir la mesa con el resto de la familia. La leche materna o fórmula es todavía una parte importante de su dieta. Sin embargo, al final del primer año, los alimentos sólidos serán una parte aún más importante de la nutrición de tu pequeño. 

Esta lista es sólo un ejemplo de alimentos con los que puedes empezar, aunque la lista va más allá de lo que te presento. Se creativa, mientras más expongas a tu bebé a nuevos sabores y texturas menos selectivo será a la hora de la comida. 

Ejemplo:

Pedacitos de queso blando pasteurizado. 

Cereales fortificados con hierro (arroz integral, quinoa, cebada, avena, amaranto.

Frutas cortadas en cuadritos o tiras.

Pedacitos de vegetales cocidos y suaves como camote, calabaza, zanahorias, etc. 

Trocitos de pan ligeramente tostado con aguacate o plátano machacado. 

Pequeñas cantidades de alimentos con proteína como huevos, pollo o de pescado sin espinas.

 Frijoles, alubias, lentejas, garbanzos.

Smoothie de plátano con naranja, aguacate y chía


Un snack súper completo para media mañana. 

Este smoothie lo tiene todo. Fruta, grasas saludables del aguacate, proteína y omega-3 de las semillas de chía. 

Puedes agregar un puñito de espinacas o kale si lo deseas. 

Necesitas:


1 plátano 

2 naranjas (sólo el jugo o como yo puedes usarlas completas sin cáscara)

1/2 aguacate mediano 

1 cucharadita de semillas de chía

Modo de preparación:

Licúa todos los ingredientes. Si usas la naranja completa sin cáscara agrega un poco más de agua para que la consistencia no quede tan espesa. 

Vierte en tu bolsita Glup Glup y disfruta! 

Smoothie de piña colada


Si hay algo en el mundo que ame casi igual que a mis hijos es ir a la playa. Cualquier playa. Desde Tulúm hasta Tecolutla. El olor a mar, el sonido de las olas, castillos de arena, las risas de los niños, micheladas, ceviche y bueno, podría hacer un post completo de las cosas que disfruto cuando salimos de vacaciones. 

En donde vivo hace mucho frío, -20 C promedio últimamente por lo que me hace extrañar aún más los días de sol.

Preparé este smoothie sólo para soñar un poco que estoy en un lugar en donde la temperatura esté al menos arriba de 30 C, ya que las risas siempre se escuchan no importa donde estemos y los castillos de nieve los podemos construir aquí. 

¿Espinacas es una piña colada? Bueno, no hay manera de que mis hijos coman espinacas más que en jugos y smoothies así que a veces hay que improvisar. De eso se trata la vida ¿no? 

Necesitas


1 taza de leche de coco

1/2 taza de piña 

1 plátano 

1 cucharada de coco rallado

Un puño de espinacas (opcional)

Modo de preparación

Licúa todos los ingredientes y listo!

Puedes agregar hielo al gusto. 

A mi me gusta congelar la piña y los plátanos cuando están muy maduros. Son naturalmente más dulces. 

Mini waffles de calabaza (sin harina de trigo)


Para mí una de las etapas más divertidas de la maternidad es cuando empiezan con alimentos sólidos. No sé si es por mi amor a la cocina, por mi amor a la comida o por amor a mis hijos, pero desde que tenían 2 días de nacidos ya estaba pensando en que les iba a dar de comer. 

Me divierte muchísimo experimentar con ingredientes nuevos y darle un giro divertido a comidas que vengo haciendo desde hace mucho tiempo. 

Estos waffles no contienen harina de trigo, ideales para pequeños que tengan sensibilidad al gluten.

Necesitas:


1/2 taza de puré de calabaza

1 huevos

1 taza de avena (molida en la licuadora)
½ taza de leche de coco o avena

1 cucharada de aceite de coco derretido

1 cdita de bicarbonato
1 cdita vainilla

Modo de preparación:

En un tazón mezcla el puré de calabaza, el aceite de coco y huevo. 

Mezcla la harina de avena con el bicarbonato. 
Vierte los ingredientes secos en la mezcla de calabaza y ve incorporando la leche poco a poco.
Pon un poco de aceite de coco o ghee en la wafflera, vierte poca mezcla para queden mini. 


Disfruta con fruta picada, yogurt natural y miel o crema de cacahuate (mi favorito).


 

Puré de kiwi, espinacas avena y yogurt 


Este puré no te tomará más de 5 minutos en hacerlo. 

Básicamente pon todos los ingredientes en la licuadora, préndela y listo! 

Ideal para días calurosos o días en que tienes mucha prisa. En mi caso, casi siempre. 
Necesitas:


1 puñado de espinacas lavadas y desinfectadas

2 kiwi

1 taza de yogurt natural sin azúcar 

1/4 taza de avena cruda

1 cucharadita de semillas de chía
Modo de preparación:



Licúa todos los ingredientes en el procesador de alimentos o licuadora.


Listo! Tendrás un rico y nutritivo snack para tu bebé en minutos!